sofitu

Agresión a Sindicalistas en Nuevu Xixón (laviada ,Asturies,España),                   Comunicado de la CNT de Gijón.

th-1

En la mañana de hoy han sido agredidos dos compañeros del sindicato al acercarse, uno de ellos, al repartidor de la Cafetería La Santina, que se encontraba arrancando los carteles de la campaña, a instarle a que depusiese su actitud. El repartidor ha respondido clavando un destornillador en el brazo de uno de los compañeros y sajando con el mismo la mano del otro compañero, que acudió en su auxilio. Los dos compañeros ya han sido atendidos por los servicios sanitarios y se encuentran bien.

Este gravísimo hecho supone un salto cualitativo en la escalada de actitudes antisindicales por parte de la empresa, que no ha dudado en buscar la confrontación abierta, en usar la provocación y en proferir amenazas contra las personas que mostraban su solidaridad con los trabajadores que reclamaban sus salarios no cobradosNosotras, a diferencia de la Cafetería La Santina, sabemos que la razón está de nuestro lado y que nos asiste la fuerza de la unión y, por ello, no necesitamos usar la fuerza bruta. Sabemos que, como han hecho siempre, durante el pasacalles convocado para esta tarde nos intentarán provocar una vez más, y por ello os animamos a mantenernos firmes en nuestra posición, a ignorar las provocaciones y a demostrar que la fuerza de la razón y de la unión de la clase trabajadora, es la más poderosa de las armas y que no conseguirán ni amedrentarnos, ni hacernos salir de nuestra estrategia por ningún método posible. Que cada golpe recibido nos refuerza en nuestra posición y nos convence de la necesidad de seguir luchando contra un mundo en el que, como ha sucedido hoy, un trabajador es capaz de agredir a una persona para defender los intereses del mismo jefe que le está robando día tras día.

30/09/2016

PRESOS POLÍTICOS Y DE CONCIENCIA DE LA REGIÓN LOXICHA.

El ataque armado de la guerrilla del Ejército Popular Revolucionario (EPR), la noche del 28 de agosto de 1996 en La Crucecita Huatulco en el sureño estado de Oaxaca, México, desató toda la fuerza del estado contra los indígenas zapotecos de la Región Loxicha en la sierra sur de Oaxaca.

Detenciones masivas y arbitrarias, desapariciones forzadas, tortura, ejecuciones extrajudiciales, violaciones, desplazamiento forzado de la población son parte del amplio catálogo de violaciones a derechos humanos que de manera sistemática el Estado Mexicano implementó contra la inerme población zapoteca.

Más de 500 indígenas detenidos, torturados y obligados a declararse culpables de delitos que desconocían en una aberrante fabricación de expedientes judiciales, llenaron las cárceles del estado de Oaxaca y otros penales del país, incluido el primer penal de máxima seguridad en México.

Más de 15 casos de desaparición forzada, algunos hasta por nueve meses fueron debidamente documentados por organizaciones defensoras de derechos humanos no gubernamentales, sin que a nadie se le haya hecho justicia.

De 1996 a la fecha se han contabilizado más de 200 ejecuciones extrajudiciales de hombres y mujeres de esa región zapoteca por grupos paramilitares al servicio del estado, con armas de uso exclusivo del Ejército de México, sin que se investigue castigue a los culpables.

Comunidades enteras han sido abandonadas ante la permanente operación de policías, militares y grupos paramilitares que asolan la Región Loxicha.

Ante el saqueo indiscriminado de los recursos económicos destinados a las comunidades y la explotación de sus recursos naturales; víctimas de la explotación y la pobreza, muchos ex presos y lideres de las comunidades se han tenido que exiliar en los Estados Unidos de Norteamérica para sobrevivir y poder enviar las esperadas remesas que salven a sus familias.

De los cientos de presos políticos y de conciencia de la Región Loxicha, que no tuvieron una adecuada y oportuna defensa legal, indígenas zapotecos que no contaron ni siquiera con traductor que conociera su lengua y sus costumbres, 8 siguen presos en tres penales del estado de Oaxaca, sentenciados a penas que alcanzan hasta 31 años de prisión por delitos del fuero federal que no cometieron:

Seis en la Penitenciaría Central de Oaxaca en la capital del Estado, otro en el Centro Federal de Readaptación Social (CEFERESO) Nº 13, penal de máxima seguridad ubicado en Mengolí de Morelos, Miahuatán de Porfirio Díaz, Oaxaca y uno más en Centro Regional de Readaptación Social (CERESO) de Miahuatlán de Porfirio Díaz, Oaxaca.

Para lograr su libertad, en primer lugar se necesita su reconocimiento como presos políticos y de conciencia y realizar posteriores acciones para que se les otorgue el indulto o cualquier otro mecanismo de pre liberación.

Es necesario destacar la existencia de nuevos casos de detenciones arbitrarias e ilegales de esa misma Región, derivados de aquella vieja persecución contra la Organización de Pueblos Indígenas Zapotecos (OPIZ), de nuevos casos de presos por motivos políticos en Oaxaca y en México, pero los Presos Loxicha, son los presos políticos y de conciencia más viejos del rancio sistema político represor mexicano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s